ContactoBlogFacebookTwitter


CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

CONTACTO: info@arquitecturaiurbanisme.com

INFORMACIÓN:  639 775 947

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Desde el 1 de Junio de 2013 es de obligado cumplimiento la aplicación del Certificado de Eficiencia Energética (CEE), según el Real Decreto 235/2013 por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación energética de los edificios (BOE 13/04/2013).

El CEE es producto de alta calidad y responsabilidad suscrito por un técnico competente que informa a los usuarios de los edificios de ante qué tipo de inmueble estamos, un devorador de energía o un inmueble que puede ser habitado sin mucho coste energético, es elaborado de acuerdo con la metodología establecida en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril y que se expresa mediante la etiqueta de eficiencia energética.

¿Para qué sirve el certificado energético?

El certificado permite conocer a futuros compradores o inquilinos qué inmuebles del mercado, debido a sus características constructivas y/o instalaciones con las que cuenta, son más eficientes energéticamente, es decir, cuáles tienen menor consumo en las mismas condiciones de ocupación y funcionamiento, reflejándose en una factura de gas y/o luz más reducida.

¿Qué inmuebles deben ser certificados?

De acuerdo con este Real Decreto, están obligados a aportar el certificado:

A) Edificios de obra nueva.

B) Edificios o viviendas, locales y oficinas existentes que se vayan a vender o alquilar.

C) Edificios ocupados en una superficie superior a 250 m2 por una autoridad pública y que sean frecuentados habitualmente por el público.

¿Qué inmuebles se excluyen?

a) Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico.

b) Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas.

c) Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.

d) Edificios industriales, de la defensa y agrícolas o partes de los mismos, en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de la defensa y agrícolas no residenciales. (No las partes destinadas a oficinas siempre que tengan más de 50 m2 útiles)

e) Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2.

f) Edificios que se compren para reformas importantes o demolición.

g) Edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.

¿Cómo se realiza una certificación energética?

El proceso de CEE comienza con una visita exhaustiva al inmueble a calificar por parte del técnico competente. Se toman medidas de la envolvente térmica, composición de los cerramientos, orientaciones, puentes térmicos, patrón de sombras proyectadas así como las instalaciones térmicas, rendimientos estacionales etc.

Con estos datos y una serie de programas informáticos que el Ministerio de Industria ha habilitado al efecto: CALENER, CERMA, CEX, CE3X,.. se obtiene el CEE.

¿Qué documentos contiene el CEE?

El CEE contiene cuatro documentos: la calificación energética del inmueble, recomendaciones de mejoras, descripción de las pruebas efectuadas y cumplimiento de los requisitos medioambientales.

1.- Calificación Energética del Inmueble:

En España la calificación energética se expresa en Emisiones Globales de Dióxido de Carbono (Kg CO2/m2 año) asignando una letra de la “A” a la “G”, siendo “A” la más eficiente y la “G” la menos. Este dato queda desglosado en unos indicadores parciales de emisiones de calefacción, refrigeración, ACS e iluminación.

Igualmente el certificado informa de la calificación parcial de la demanda energética de calefacción y refrigeración expresada en kWh/m2 año, es decir, si el inmueble precisa de calefacción o refrigeración y en qué cuantía.

Por último con el certificado también obtenemos la calificación del consumo global de energía primaria en kWh/m2 año.

Todos los indicadores, para mejor comprensión por parte del usuario vienen expresados con una escala que va de la letra “A” a la “G”, tanto para las emisiones de CO2, demandas de energía y consumo de la misma.

2.- Recomendaciones de mejoras:

El técnico establecerá en el CEE unas recomendaciones para mejorar la calificación obtenida, actuando sobre la envolvente del edificio o instalaciones. Con ello el propietario sebe de primera mano cuales son los puntos débiles de su vivienda o local, y puede actuar directamente sobre ellos para conseguir un inmueble más eficiente.

Las recomendaciones incluidas en el certificado de eficiencia energética serán técnicamente viables y podrán incluir una estimación de los plazos de recuperación de la inversión o de la rentabilidad durante su ciclo de vida útil.

3.- Descripción de las pruebas realizadas.

Descripción de las pruebas y comprobaciones llevadas a cabo, en su caso, por el técnico competente durante la fase de calificación energética.

4.- Cumplimiento de los requisitos medioambientales.

Según el apartado h) del artículo 6 del Real Decreto 235/2013, el técnico calificador evaluará si las instalaciones térmicas están al corriente de sus exigencias de mantenimiento establecidas en la I.T.3 del RITE.

¿Es obligatorio el registro del certificado?

Una vez obtenido el CEE del inmueble es obligatorio su registro en la Agencia Valenciana de la Energía (AVEN). Este proceso se realiza telemáticamente y es el propietario del inmueble el que tiene la obligación de registrarlo. Al quedar registrado se obtiene un código del registro, y la etiqueta de la calificación energética.

Cabe la posibilidad de que sea el técnico certificador el que registre el CEE, para ello el propietario del inmueble tiene que autorizar al técnico a través de un modelo de autorización que está disponible en la página web del AVEN.

¿Qué validez tiene el certificado?

Todos los documentos que se desprenden de la calificación energética; el CEE, el código del registro y la etiqueta de la calificación tienen una validez de 10 años.

¿Quién debe solicitar el certificado de eficiencia energética?

Deberá solicitarlo el promotor en el caso de viviendas de obra nueva y el propietario del edificio o parte del mismo cuando sea un edificio existente y desee venderlo o arrendarlo.

¿Desde cuándo es obligado disponer del certificado energético?

Desde el 1 de junio de 2013 será exigible la disposición del certificado de eficiencia energética para los contratos de compraventa o arrendamiento celebrados a partir de dicha fecha.

¿Puedo vender o alquilar una vivienda, local u oficina sin certificado energético?

No, desde el 1 de junio de 2013 no se podrá vender o alquilar ninguna vivienda, local u oficina sin dicho certificado, a excepción de las exclusiones marcadas en el Real Decreto 235/2013.

¿Se puede publicitar la venta o alquiler de estos inmuebles sin certificado energético?

No, desde el 1 de junio de 2013 cualquier oferta dirigida a la venta o arrendamiento de los citados inmuebles debe incluir la etiqueta de eficiencia energética de forma clara e inequívoca.

¿Qué ocurre si no lo solicito? Sanciones

El órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de edificios correspondiente realizará las inspecciones que estime necesarias para confirmar el cumplimiento del RD 235/2013.

La no certificación de un inmueble que esté obligado a la misma se considerará una infracción en materia de protección del consumidor, y en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios, sancionándose de acuerdo con lo establecido en el texto refundido de la Ley General de defensa de los consumidores y usuarios, así como por otro, y en particular para los edificios existentes, con lo establecido en la Ley 2/2011, de 4 de marzo de Economía Sostenible, que establece que los certificados de eficiencia energética deben ser puestos a disposición de compradores o usuarios cuando se vendan o arrienden.

Para que se haga una idea, en el texto refundido de La Ley General de defensa de los consumidores y usuarios se especifican las siguientes sanciones económicas:

1.- Infracciones leves, hasta 3.005,06 euros.

2.- Infracciones graves, entre 3.005,07 euros y 15.025,30 euros, pudiendo rebasar dicha cantidad hasta alcanzar el quíntuplo del valor de los bienes o servicios objeto de la infracción.

3.- Infracciones muy graves, entre 15.025,31 y 601.012,10 euros, pudiendo rebasar dicha cantidad hasta alcanzar el quíntuplo del valor de los bienes o servicios objeto de infracción.





Arquitectura i Urbanisme © 2010
Diseño web Valencia